top of page
Buscar
  • Foto del escritorConexión Turística

Ciudades Mexicanas Patrimonio Mundial: San Miguel de Allende, Guanajuato

Actualizado: 23 oct 2023

  • La Villa protectora de San Miguel el Grande fue fundada en el año 1542 como protección al Camino Real de Tierra Adentro por el monje franciscano Fray Juan de San Miguel. La Ciudad cambia su nombre en 1826 a San Miguel de Allende como homenaje a Ignacio Allende, prócer de la independencia nacional.


  • Es hasta hoy, la última ciudad mexicana reconocida con la Declaratoria de Patrimonio Mundial en el año 2008. Su traza urbana de forma reticular abarca 68 manzanas. La Declaratoria de la UNESCO, también incluye el Santuario de Atotonilco construido por jesuitas en el siglo XVIII.

Por Sergio Palma Peniche, Colaborador Especial


La Villa protectora de San Miguel el Grande fue fundada en el año 1542 como protección al Camino Real de Tierra Adentro por el monje franciscano Fray Juan de San Miguel. La Ciudad cambia su nombre en 1826 a San Miguel de Allende como homenaje a Ignacio Allende, prócer de la independencia nacional.


Es hasta hoy, la última ciudad mexicana reconocida con la Declaratoria de Patrimonio Mundial en el año 2008. Su traza urbana de forma reticular abarca 68 manzanas. La Declaratoria de la UNESCO, también incluye el Santuario de Atotonilco construido por jesuitas en el siglo XVIII.


Los visitantes aprecian en el Centro Histórico, hermosos ejemplos de arquitectura civil, destacando las casonas barrocas de gran elegancia conviviendo con casas de arquitectura popular y majestuosas construcciones religiosas; imperdible es el jardín central y su excepcional Parroquia dedicada al Santo Patrono de la Ciudad, el Arcángel San Miguel, cuyo pórtico concluido después de diez años, erigió el autodidacta maestro de obras Zeferino Gutiérrez, inspirado en imágenes de catedrales europeas.



Los atractivos se ven complementados con la casa del héroe Ignacio Allende y su nicho de cantera, la casa del Conde de la Canal, hoy museo de una Institución bancaria, Teatro Ángela Peralta, Ex Palacio Municipal (primer ayuntamiento del México independiente), Templo y Convento de San Francisco, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, Templo de Nuestra Señora de la Salud, Convento Real de la Concepción que aloja ahora al Instituto Ignacio Ramírez, y la Casa de Loreto entre otros; muy recomendable es observar desde la salida a Querétaro, en el Mirador de San Miguel de Allende el panorama completo de la población.


Hay en la ciudad, bellas construcciones de antaño, que han cambiado su uso a pequeños hoteles boutique, galerías, tiendas de artesanías, restaurantes, cafés, en donde es frecuente la interrelación con otros visitantes o residentes, pintores, músicos o escritores, confiriéndole un peculiar ambiente de arte e intelectualidad.


Gran variedad puede encontrarse, en el Mercado de Artesanías y otros locales como en el Callejón Lucas Balderas, papel maché, vitrales, tapetes, cerámica, espejos, lámparas, velas decoradas, vidrio soplado, y también colección de obras de arte y antigüedades.

Muy recomendable también es visitar la Fábrica “La Aurora”, Centro de Arte y Diseño con galerías, talleres, restaurantes, decoración y joyería.



Dentro de los criterios en que la UNESCO sustentó la declaratoria de Patrimonio Mundial se encuentra el intercambio de valores humanos y culturales de personas de diferentes nacionalidades: españoles, criollos y amerindios.


También se hace mención a la integración de distintas tendencias y estilos arquitectónicos sobre la base de un trazado del siglo XVI.


La gran variedad de hospedaje en San Miguel de Allende es inmensa, pudiendo encontrar la más diversa oferta, desde hoteles de Categoría Especial hasta hostales, y otras modalidades como petit friendly o gay friendly.


Si de gastronomía se trata, el abanico es muy amplio para degustar la cocina del destino, vitualla, rabo de zorra, fiambre estilo San Miguel, pacholas, pulque de tuna roja o dulce de tumbagón. Se puede elegir entre una gran cantidad de restaurantes mexicanos, internacionales, mesas orgánicas, de alta cocina, gran diversidad de cafés, o incluso, conocer el proceso del vino y degustarlo a poca distancia de San Miguel de Allende.


Imprescindible es visitar a tan sólo 12 kilómetros de distancia de San Miguel de Allende, el Santuario de Atotonilco que ofrece el atractivo de ser uno de los ejemplos barrocos más importantes de la república. Resulta especialmente importante la gran riqueza pictórica que en todos los muros del templo plasmó el famoso pintor de singular apellido Pocasangre.


Adicionalmente a la importancia artística, cultural y religiosa que representa el recinto, es muy relevante para la historia de México, ya que aquí precisamente es donde el Cura Hidalgo toma el pendón de la Virgen de Guadalupe con el que iniciaría el movimiento de la insurgencia que culminaría con la independencia del país.



Indica la UNESCO en la Declaratoria de Patrimonio Mundial: “El Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco constituye un ejemplo excepcional del intercambio cultural entre las culturas europea y latinoamericana; la disposición arquitectónica y la decoración interior atestiguan la interpretación y adaptación de la doctrina de San Ignacio de Loyola a este contexto regional específico”. “El Santuario de Atotonilco es un ejemplo sobresaliente de un asentamiento religioso específico, que contiene una decoración excepcional que lo convierte en una obra maestra del barroco mexicano”.


San Miguel de Allende tiene una gran cantidad de eventos programados cada año, “Desfile de Locos” (con gente disfrazada, bandas musicales y carros alegóricos), “Festival de Música de Cámara de San Miguel de Allende”, “La Calaca Festival”, “Festival Internacional de Jazz&Blues”; en materia religiosa, entre otras, las Fiestas Patronales de San Miguel de Allende, y la Semana Santa.


Hay eventos para todos a los gustos en diversas temporadas.


La población de San Miguel de Allende (2020) asciende en números redondos a la cantidad de 174 000 habitantes (52.4% mujeres y 47.6% hombres), disfrutando de un agradable clima que oscila entre 12-20 grados centígrados.


Dentro de la población local se encuentra asentado un grupo equivalente al 8.12% de extranjeros, proveniente básicamente de Canadá y Estados Unidos retirados en su mayoría, (conocidos como baby boomers) que se han ido asentando a partir del año 1950 en esta ciudad por las condiciones que la misma ofrece.


San Miguel de Allende ostenta una gran cantidad de reconocimientos de organismos nacionales y extranjeros adicionalmente al más importante, el conferido por la UNESCO como Patrimonio Mundial.


Entre los reconocimientos pueden mencionarse, “La Mejor ciudad pequeña del mundo”, “Mejor destino de bodas”, “Capital Americana de la Cultura”, “Ciudad Número 1 de México, Centro y Sudamérica”, “Reconocimiento a la calidad”, y muchos más…


San Miguel de Allende es indispensable para aquel viajero que se encuentra en busca de una experiencia única, enriquecedora y diferente a los demás destinos, testimonio de ello son tantos reconocimientos que le han sido conferidos.


Da click a la imagen y entra a City Explorer


89 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page