Buscar
  • Conexión Turística

Laguna de La Cocha en Pacífico Colombiano da turismo de naturaleza, avistamiento de aves e historia

· Un lugar que fue tomado por la guerrilla de las FARC en 1997, hoy es un destino turístico de veredas, flora, fauna y ejemplares como el oso andino, el tapir de páramo, el venado, tigrillo y aves como el chamicero gorrión.


Por Víctor Hugo Rubio


Considerado el segundo embalse de mayor tamaño en Colombia, después de la Laguna de Tota en Boyacá, la Laguna de la Cocha, en el Pacífico Colombiano, es hoy un destino turístico que te ofrece turismo ecológico, de naturaleza, avistamiento de aves, e historia, mucha historia, pues el corregimiento de El Encano, al que pertenece, fue tomado en 1997 por la Guerrilla de las FARC.


Visitar este maravilloso lugar es como retroceder en el tiempo, ser partícipe de la historia

colombiana, conocer sus raíces, costumbres, tradiciones, y la biodiversidad de esta región, la Laguna de La Cocha que asemeja al mapa de Sudamérica, rodeada de ríos, canales, y montañas, con una exuberante naturaleza, y gente muy cálida y alegre.


Gilberto Josa, guía turístico profesional, anfitrión de esta aventura nos adentra en el misticismo, la biografía y los pasajes históricos que envuelven a esta región. Ubicada en el Departamento de Nariño, en el sur occidente de Colombia, corregimiento de El Encano, municipio de Pasto, la Laguna de La Cocha, es un santuario natural de agua y energía.


Al visitar la “Laguna de la Cocha” resaltan dos edificios llamados las “Torres de la Paz”, que cuando fueron construidas las llamaron las Gemelas. “Mirar la torre negra es la entrada hacia la recopilación de la historia que ocurrió aquí hace 20 años, y pasar a la torre blanca nos va a indicar el camino sobre cómo sucedieron los hechos de la toma de Patoscoy, un 21 de diciembre de 1997, cuando la guerrilla de las FARC tomó la base militar que está ubicada atrás de esta montaña, el llamado Cerro de Patascoy”, narra.


Nuestro guía agrega que desde ahí comienza la historia, porque lo que hoy vemos es el antiguo caserío de la Vereda de Santa Lucía, donde viven unas 50 familias. Geográficamente muy similar a la vereda del Puerto, con sus casas a ambos lados de la carretera, unas hacia un lado donde está el río y las otras hacia el lado del canal.



La Vereda de Santa Lucía, nos cuenta la historia de las torres desde 1997, y habla del conflicto armado, cuando la guerrilla llegó acá por primera vez y tomaron Patascoy, desde ahí hasta el año 2003 esto fue una zona dominada por la guerrilla, que quería imponer su mandato y en ese lapso de tiempo lo hizo, crenado entre la población mucho temor, aquí no podían llegar visitantes de fuera, solamente se permitía a nativos.


En aquel entonces la guerrilla lo dominaba todo, tenían oficinas para tratar resolver todos los problemas, siempre había presencia de guerrilleros, pero con el apoyo del gobierno y del ejército nacional desde 2004 la historia de esta región de Colombia cambió, al instalarse la base militar en el hotel Sindamanoy, lo que generó seguridad en la zona.


El motivo de que la guerrilla quería estar en El Encano era sembrar amapola, porque quería sostenimiento, no tenía plata, no tenía como sobrevivir. Y al no darse ya tampoco la amapola, por ser una zona fría, entonces la guerrilla poco a poco se fue yendo y con presencia militar, después de 2004, cuando llegó Álvaro Uribe al poder ya estaba la base militar en el hotel Sindamanoy, y desde ahí ya tuvo el control de la zona.


Desde 2014 la alcaldía de El Encano remodeló las torres, las mandó pintar y crear el guión sobre cómo retroceder la vida en el tiempo y mirar como cambiarle esa historia; contar lo que sucedió a la gente y traerles esa historia en esa torre negra, arriba de la cual hay un puente en el que puede pasar solo una persona y llegar a la torre blanca.


Y es que en la torre blanca están representadas la biodiversidad de la región, la flora, la fauna. Este es un territorio de oso andino, también se puede encontrar el tapir de páramo, animales como el venado, el tigrillo, y aves, muchas aves, como el chamicero gorrión, porque este es un sitio de lo más estratégico para hacer avistamiento de aves.



La Laguna de la Cocha, tiene una extensión de 14 kilómetros de largo, 5.5 kilómetros de ancho y 71 metros de profundidad, pertenece a la cuenca amazónica. Y en ella, al hacer recorridos en lancha se puede ver donde nace el Río Guamuéz, y la vereda de Santa Lucía, que es una de las 18 veredas que pertenecen al corregimiento de El Encano.


Por la parte occidental, donde se ubican las 18 veredas, los nombres de cada una de ellas está representando una planta nativa de la región: como ramos, que es la palma de cera, romerío es una planta de Páramo, motilón es donde se elabora vino artesanal, carrizo otra planta nativa.


En el recorrido del Río Guamuéz, se pueden observar cómo bajan las aguas, porque es un río tributario del Río Putumayo. Aquí antiguamente se navegaba en canoa, ya que antes no existía el motor y las barcas eran a remo, por ello esta experiencia es retroceder en el tiempo unos setenta años, porque así se navegaba en La Cocha en sus inicios.


Así que ahora ya lo sabes, visitar el Pacífico Colombiano te transporta en el tiempo, te muestra pasajes históricos interesantes de la región y te ofrece turismo ecológico, de naturaleza, avistamiento de aves. No te lo pierdas cuando visites Colombia.



128 vistas0 comentarios