top of page
Buscar
  • Conexión Turística

“Hostal de la Luz”, escapada a la contemplación y renovación de la energía holística personal

· ¿Has sentido que te gustaría desaparecer por un momento de tus días ajetreados y dinámicos que provoca el trabajo, la casa y responsabilidades? Aquí una recomendación para salir de la rutina y conocer este mágico lugar.


Por Cairo Bermúdez



¿Has sentido que a veces te gustaría desaparecer por un momento de tus días ajetreados y dinámicos que provoca el trabajo, la casa y las responsabilidades? Seguramente en algún momento ha surgido ese pensamiento, pero genera otra cuestión, ¿A dónde puedo ir? Aquí va una recomendación para salirte de la rutina y conocer este lugar mágico que te abrazara con todo su alrededor.


De por sí, esta zona es considerada especial, muchos dirán que por el grado energético proveniente de sus montes y cerros, otros dirán que por el alto nivel de minerales que la tierra tiene y otros hasta se atreverán a decir que es por el gran número de avistamientos tipo ovni que se dan en esta zona.


El caso es que por alguna razón que aun se desconoce, este lugar no deja de ser catalogado e identificado como místico, tal vez a esta altura ya podrás imaginar que hablamos del área de Tepoztlán, ya que todos coincidirán que es un lugar pacífico donde se disfruta de la naturaleza y la calidez de su gente.



Te presentamos “El Hostal de la Luz”, que está a las afueras de Tepoztlán, en un lugar llamado Amatlán de Quetzalcóatl, ubicado justamente detrás del centro de este típico y hermoso poblado, por donde está ubicada la subida a la zona arqueológica del Cerro del Tepozteco, perteneciente al siempre verde y exuberante estado de Morelos.


Para llegar a este fabuloso Hostal, tendrás que seguir la carretera con dirección al sureste, por la carretera Revolución de 1910 y tomar la desviación a la Carretera de Amatlán y justamente en el kilómetro 4 encontrarás este destino destinado a la paz. No por algo el Dalai Lama sugirió la colocación de una antena de paz en esas instalaciones junto con campanas y rollos de rezo la cual podrás apreciar y usar ahí mismo.


Dentro de este jardín-hostal encontrarás servicios de spa especializados con distintos tipos de terapias corporales y masaje, temazcales, saunas, áreas de contemplación y meditación, zonas acuáticas con diferentes propósitos y diseños que evocan a la arquitectura de Grecia, Marruecos, e Italia y a las del desierto de Arizona, un lugar donde las culturas y credo se fusionan, ya que el propósito es el mismo para todos los que lleguen a este lugar: la paz.


Las actividades que incluye la estancia en este lugar es el taller de yoga, meditación, caminata a ciegas en el laberinto, sound healing y taichí.


Una de las terapias que ofrece el lugar, es la terapia hidrochakral, la cual funciona con chorros de agua enfocados en las zonas corporales donde cada chackra se ubica y por medio del sonido de una campana cambias de estación hasta completar la ruta con el chackra de la coronilla. Una experiencia que no debes dejar pasar por alto vivirla.


Cada una de las áreas es idónea para pasar ratos íntimos y personales con el magnifico fondo del cerro del Tepozteco, la naturaleza del monte, las estrellas en la noche y el clima cálido y templado.


Una actividad que también es súper recomendable experimentar, es el laberinto a ciegas que se encuentra en la planicie del área piramidal, la cual es guiada por uno de los chamanes que brindan su servicio a los huéspedes del lugar. Esta actividad revelará muchas cosas sobre uno mismo si es que estas abierto a identificarlas o percibirlas, cualidades que tal vez ya tenias consiente u otras que estaban ocultas, pero gracias a las palabras y guía a del chaman revelarás formas personales que podrás mejorar.


El restaurante “Soma”, presenta una cocina silvestre con platillos realizados con insumos de productos originarios de pocos kilómetros a la redonda y de esta manera aseguran su frescura y organicidad. Platillos elaborados con recetas de las cocineras tradicionales de la zona, que te harán sentir en casa y que sólo ellas saben cono seguir preservando ese sabor tan característico del lugar y compartirlo con sus invitados.



Este restaurante tiene una terraza al exterior de casi 180 grados con la vista a las montañas del Tepozteco y toda la zona de campo intermedio. De estilo arquitectónico minimalista para no robar atención a los alimentos y la naturaleza que te acompaña en cada momento con los detalles de piedra, adobe, madera, metal y los cristales que permiten seguir disfrutando del exterior aun desde el interior del recinto.


Podríamos seguir platicando del beneficio y lo hermoso que es este lugar, pero cada persona seguramente lo disfrutará de una manera muy personal haciendo de la experiencia algo único e individual.


Esta opción para renovar energía y tener momentos íntimos personales, nos atreveríamos a decir, que esta garantizada para darte paz y descanso. Vívela y coméntanos en nuestras redes sociales como te fue. Namaste.



55 visualizaciones0 comentarios
bottom of page