Buscar
  • Conexión Turística

Más que un destino de lujo y placer, Mayakoba es un santuario de la biodiversidad

Por Victor Hugo Rubio Duarte


Rodeado de selva, manglares, lagunas, dunas de blanca arena y playas paradisíacas, el complejo turístico de Mayakoba, se ha convertido no solo en un destino de descanso y placer, sino en un santuario de conservación de la biodiversidad de la tierra y el mar, bajo el máximo lujo, confort y privacidad, con la calidez característica de los mexicanos.

Mayakoba es la joya caribeña de RLH Properties, frente al imponente azul turquesa del mar, rodeado de la majestuosa selva tropical. Es uno de los destinos que ofrece seguridad, confianza y una oferta habitacional sin precedentes en el sector inmobiliario, con desarrollos residenciales únicos en medio de la naturaleza sin romper con el lujo de la vida moderna.

Los inversores del sector residencial de lujo y ultra lujo se mueven en sentido distinto al generalista, por ello Mayakoba ha encontrado un punto de diversificación único gracias a que sus villas se encuentran envueltas de los vibrantes colores de la vegetación y el sonido de la fauna local, lo que sin duda las convierten en la primera opción para unas vacaciones tranquilas y relajantes, que le permiten sentir un bienestar físico inmediato.

Los cuatro resorts y sus zonas residenciales brindan una personalidad distinta que responde a todos los tipos de huéspedes y sus necesidades, logrando un ambiente óptimo para aquellos que buscan diversión en familia, o bien para quienes están listos para vivir la aventura o el romanticismo. Todo esto, bajo modalidades que han creado una exclusividad plena en sus residencias, aislando naturalmente a sus habitantes, para así lograr una privacidad única.

En tiempos donde el distanciamiento social es un elemento clave para preservar la salud, la oportunidad de adquirir bienes inmobiliarios en las colecciones de residencias de Mayakoba garantiza una inversión donde las amenidades exclusivas permiten a los dueños romper la rutina y tener un hogar entre los fairways del campo de golf, las tranquilas lagunas, o el frondoso manglar.

Tener un hogar conectado al lujo y la naturaleza, añaden la posibilidad de tener experiencias únicas diariamente, como poder practicar deportes acuáticos como surf, esnórquel, jet skis o viajar a bordo de un yate VanDutch 55” en el nuevo Centro de Buceo y Actividades Acuáticas.

Vivir dentro de este destino es una oportunidad única. No es por nada que uno de los clubes de playa lleve por nombre “Aquí Me Quedo”, pues desde el primer segundo en que los visitantes son testigos de los colores que se dibujan en el firmamento al atardecer, se crea una especie de pacto entre el huésped y el tiempo que se detiene y le da magia instantánea.

Además, bajo el beneficio de poder vivir en un hogar operado por las marcas hoteleras del destino, preocupaciones como ir al supermercado, limpieza, o cualquier otro servicio necesario, se ven aliviadas al alcance de una llamada.

Ubicado en la Riviera Maya, con 250 hectáreas de extensión, Mayakoba, está rodeado de la belleza natural de las lagunas, selvas, y una playa de arena blanca y enorme extensión. Cuenta con cuatro hoteles de lujo: Andaz Mayakoba, Banyan Tree Mayakoba, Fairmont Mayakoba y Rosewood Mayakoba, dos colecciones de residencias privadas Rosewood Residences Mayakoba y Fairmont Heritage Place Mayakoba, y un espectacular campo de golf de 18 hoyos, diseñado por el reconocido arquitecto y leyenda de la PGA Tour, Greg Norman.


48 vistas0 comentarios